A 36 Años De La Muerte De El Santo: La Película Erótica Prohibida En México

En 1958, por primera vez, “El Santo”, apareció en los cines mexicanos. A pesar de que había salido de la zona que dominaba por completo, el ring, logró desempeñarse bien frente a las cámaras. Tanto, que después de su debut en la película Santo vs. El Cerebro del Mal, sus rodajes no se detuvieron.

El luchador, quien falleció el 5 de febrero de 1984, protagonizó más de 50 filmaciones a lo largo de su vida, convirtiéndose así no sólo en un ídolo de la lucha libre mexicana, sino del cine. Las cintas en las que apareció fueron proyectadas también en el extranjero, en donde las clasificaron como películas “surrealistas”. Pero entre su amplio catálogo de filmaciones hubo una que causó gran especulación y al final fue censurada: El Vampiro y el Sexo.

Mucho se especuló sobre su aparición en las pantallas, pero al final no se concretó como fue grabada. Su exposición se realizó sin las escenas eróticas. Sin embargo, el producto entero sí fue visto Estados Unidos. Se proyectó bajo el nombre Santo en el tesoro de Drácula. Sólo ocho copias fueron llevadas al país anglosajón, sin subtítulos.

El filme quedó en las sombras hasta que en 2011 se presentó por primera vez en México en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara, lo re descubrió y con ayuda de New Art, además de la Filmoteca de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) la cinta fue restaurada y preparada para exhibirse. Sin embargo, el Hijo del Santo pidió que no se realizara la proyección.

Argumentó que las escenas eróticas podrían dañar la imagen de su padre. En el pasado, él mismo habría sido quien pidió que no se proyectaran las escenas en México, ya que pretendía que el cine que hacía fuera apto para todo el público.

Por lo que la Cinematográfica Calderón, propietaria de los derechos del filme, revisó con cuidado la grabación y determinó que en las escenas en donde aparecían mujeres con el torso semidesnudo, no aparecía El Santo, por lo que no debería haber perjuicio a su figura.

Por lo que se autorizó su exhibición para el año siguiente. Después de 43 años se logró exhibir en el teatro Diana de Guadalajara y durante seis días en el Cineforo de la Universidad de Guadalajara. Fue proyectada a color con las escenas antes prohibidas, en las que se muestra a mujeres con la parte superior del cuerpo sin ropa. “No se trata de una película pornográfica porque no hay sexo explícito”, dijo Trujillo.

En la película el luchador lucha contra el crimen, pero además es un científico que inventa una máquina del tiempo para revolucionar la humanidad. Al mandar a una persona al pasado, esta se enfrenta con un vampiro y otras mujeres.

Photo: Getty Images

Sponsored Content

Sponsored Content

105.3 La Z · Tu Estación Para Super Hits!
Escucha ahora en iHeartRadio