Cuando le atinas donde no iba.

Ocurrió en la previa del partido entre el Burnley y el Basaksehir de Estanbul, correspondiente a la fase clasificatoria de la Europa League.

 

title

Content Goes Here